martes, 7 de noviembre de 2017

Refugio musical

Cuando soplan aires desagradables y los frioleros no sabemos adónde refugiarnos, cada uno se busca un lugar acogedor...
Para algunos es el cine, o el deporte (si el cuerpo les acompaña), otros se entretienen haciendo sudokus o crucigramas, otros escriben poesías o se evaden afanándose delante de los fogones o haciendo "petit point" o pintando mandalas o las paredes de su cuarto.
Y muchos escuchan música y se recrean en las notas, las letras y el ingenio del compositor y el autor.

Todos encontramos un lugar donde disfrutar y olvidarnos aunque sea sólo por un rato, de lo que nos molesta o nos duele (en el cuerpo o en el alma). 
Para mí, cada vez que lo necesito, este refugio musical es... ¿ya lo habéis adivinado?... Sí. Es Brassens.
Tengo a otros que me gustan por supuesto pero él...
Él es la hebra fundamental e imprescindible de mi cordón umbilical musical sin el cual algunos días me costaría calzarme y seguir andando.

Y hoy os traigo otra de las suyas. 

Aparte de un gran poeta, Brassens que cantó el amor y la amistad como nadie, era también un tocanarices, un tío incómodo (para algunos.)
Pocos gremios, personajes o situaciones chirriantes escapaban a su guitarra y su sonrisa burlona, a veces ácida (hoy en día se pondría  las botas con ver los telediarios... ¡Qué pena que se nos haya ido tan pronto!... "Nos habría hecho reír un poco".)
Sin por eso olvidarse del buen gusto en la forma, con vocabulario elegido, culto y también... contundente; no soez pero claro.

Los temas de esta canción eran algo "fuertes" en los años 50 del pasado siglo y esta canción (que fue la que le hizo conocer al gran público) fue una de las prohibidas en la radio de las cuales os hablaba hace... un par de años creo)
Existen otras muchas traducciones de esta canción por supuesto. 
Pero ¿porqué no proponer otra?...

Esta traducción no es sólo mía: fue un trabajo en equipo que se hizo a cuatro manos. 
Pero dos de esas manos no quieren firmar, arguyendo su propietario que él poco hizo (cosa que no es cierta, en absoluto) 
Así que después de pensármelo y no queriendo privar a algunos de esta canción, la traigo yo en solitario, asumiendo toda la responsabilidad. (había un libro de reclamaciones pero... no lo encuentro...jeje)

Le gorille... El gorila

A través de anchas rejas las féminas de la comarca
contemplaban a un potente gorila, sin importarles el qué dirán. 
Con impudor, estas comadres, escudriñaban un lugar preciso 
que mi madre me ha prohibido terminantemente mentar aquí. 
¡Cuidado con el gorila!...

 De repente, no se sabe por qué
se abre la prisión bien cercada 
donde vivía el hermoso animal, . 
Supongo que habían debido de cerrarla mal. 
El mono, al salir de su jaula dijo 
“Hoy es cuando la pierdo”; 
Hablaba de su virginidad, (lo habrán adivinado ustedes, espero. )
¡Cuidado con el gorila!

El dueño de la casa de fieras gritaba como un loco: 
“Leches! Esto es una lata
 pues el gorila jamás ha conocido mona” 
En cuanto el rebaño femenino supo que el mono era virgen, 
en lugar de aprovechar su suerte,
salió de estampida.  
¡Cuidado con el gorila!

Aquellas mismas que, no hacía mucho, lo miraban con un ojo ansioso, 
huyeron, probando que no eran consecuentes con sus ideas. 
Y cuán vano era su temor, 
pues el gorila es un jaranero superior al hombre en el abrazo, 
muchas mujeres os lo dirán. 
¡Cuidado con el gorila!

Todo el mundo se precipita fuera del alcance del mono en celo
excepto una vieja decrépita y un joven juez tarugo.
Al ver que todas se escabullen
el cuadrumano aceleró su tambaleo hacia las faldas
de la vieja y del magistrado. 
¡Cuidado con el gorila!

“¡Bah! Suspiraba la centenaria,
que aún me pudieran desear,
sería extraordinario
y, para ser sincera, inesperado” 
El juez impasible pensaba “Que me tomen por una mona 
es completamente imposible…” 
La continuación le probó que no. 
¡Cuidado con el gorila!

Suponed que, como el mono, uno de vosotros pueda verse 
obligado a violar a un juez o una anciana, 
¿cuál de los dos elegiríais?... 
Si un día de ésos, se me presenta una alternativa como ésa, 
estoy convencido de que la vieja sería el objeto de mi elección. 
¡Cuidado con el gorila!

Pero, desgraciadamente, si en el juego del amor el gorila no tiene precio, 
se sabe que, en cambio, no brilla por su gusto ni por su espíritu. 
Entonces, en lugar de optar por la vieja como hubiera hecho cualquiera, 
agarró al juez por la oreja y lo arrastró a un matorral. 
¡Cuidado con el gorila!

La continuación es entretenida, 
pero desgraciadamente no puedo contarla, 
y es una pena:
nos habría hecho reír un poco; 
pues el juez en el momento supremo  
gritaba “Mamá”, lloraba mucho, 
igual que el hombre al que ese mismo día había hecho cortar el cuello.

¡Cuidado con el gorila!

                                               https://www.youtube.com/watch?v=QSAzyMceCOA

*********************************
Pompita de "Gracias, Maestro, por... todo. Y sobre todo, 
                por estar siempre cerca."
.

martes, 31 de octubre de 2017

Mi cita de octubre

Llevaba algunos días pensando en qué canción os iba a traer hoy como recuerdo-homenaje a Brassens siguiendo mi costumbre de cada año.
Pensativa estaba, sí... por muchos motivos... No porque no encontrase nada sino todo lo contrario.
Y ya tenía casi casi elegida una de las muchas suyas tan críticas y que se podría aplicar perfectamente a los aires que soplan últimamente...
pero no.

Toda la obra de Brassens es para mí como una piedra preciosa que según qué faceta miras te manda brillos de según qué color...
Y hoy no me apetecía traer el brillo de su ironía ácida sino el de su sonrisa divertida y pícara, y llena de poesía y ternura.

Y la canción de hoy es esto: poesía (mucho antes de cantar, Brassens empezó escribiendo poemas, empapado de la lectura de los grandes como Ronsard por ejemplo)
Y esta canción es también la ingenuidad (a veces sólo aparente) inspirada en las canciones llamadas "tradicionales" por su arraigo popular; en este caso un clásico algo triste y melancólico,
"À la claire fontaine"
Canción en la que una moza (o un mozo en ciertas versiones) llora el amor perdido por rechazar un ramo de flores; canción a la cual Brassens dio una melodía parecida con otra letra más en su estilo y con final optimista y guiño sonriente.

               Espero que os guste.

En el agua del claro manantial

En el agua del claro manantial,
Ella se bañaba desnudita.
Un remolino de viento repentino
Tiró sus ropas a las nubes.

Apurada me hizo entender
Para vestirla de ir a buscar
Brazadas de hojas de parra,
Flores de lirios o de azahar.

Con pétalos de rosas
Un pequeño corpiño le hice.
La hermosa niña no abultaba mucho:
Una sola rosa fue suficiente.

Con pámpanos 
Un a modo de faldita le hice
Pero la hermosa niña era tan pequeña
Que una sola hoja fue suficiente.

Me tendió sus brazos, sus labios
Como para agradecérmelo.
Los agarré tan febrilmente
Que se encontró de nuevo desvestida.

El juego le debió de gustar a la ingenua
Pues al manantial a menudo 
Se fue a bañar desnudita,
Rogando al Señor que soplara aire,
Que soplara aire...



                                                   https://www.youtube.com/watch?v=kHeP_DrlXPI

*********************************************
Pompita brassensiana.
.

martes, 24 de octubre de 2017

Y el viaje continúa... 3

...Cuando las hadas comprobaron que en las copas semidesnudas de los árboles los pájaros cantaban con alegría renovada, ellas, reagrupándose cerca del camino de pendiente suave que llevaba al riachuelo, dieron por terminada esta etapa de su trabajo y se adentraron más profundamente en el oscuro túnel...          continuará...   

... Todo era sombra y silencio... Salvo por los suspiros de placer de la Tierra y el eco lejano de los terrones que se desmoronaban a su paso exhalando olor vegetal...
Su entrada a tropel en el subterráneo había sido algo brusca y caótica... Y la mayoría se sacudían ahora las alas arrugadas y las botas embarradas.
Al mirarse unas a otras, primero aturdidas y sin atreverse a hablar, y sorprendiéndose luego de su aspecto nada cristalino, les entró una risa incontrolable que rebotó multiplicada en el techo de la cueva donde se encontraban. Y durante un rato jugaron a asustarse mutuamente haciendo muecas grotescas, aullando como monstruos cavernarios y bailando enloquecidas.
Pero conscientes de lo que allí habían venido a hacer, empezaron a repartirse las tareas: les había tocado arrancar cada uno de los secretos de las profundidades para regarlárselos al riachuelo que, según les habían explicado, se encontraba un poco más abajo y las esperaba ansiosamente...

Pero una vez más o el mapa estaba mal dibujado o habían errado en su camino porque al mirar a su alrededor no veían más que los muros escarpados y el cielo negro de una inmensa cueva.
Y se maravillaron de lo que iban descubriendo: otras generaciones de hadas de la lluvia habían moldeado, para pasar el tiempo, allí encerradas pobrecitas, sin encontrar salida al aire libre, un decorado de velos, cortinas, columnas, estrellas translúcidas, diminutas perlas albas o figuras caprichosas y jaspeadas de macarrones y coliflores.


Se oía a veces un "plic... plic" apagado cuando, de puro aburrimiento, unas agotadas elfas de lluvias pasadas se dejaban caer en el pequeño charco que se intuía más abajo y donde crecían tranquilamente anémonas rojizas y setas pétreas...


La mayoría de las hadas empezaron a llenar su mochila de los preciados minerales que el río necesitaba.
Algunas se entretuvieron retocando las esculturas esbozadas por sus antepasadas.


Pero otras bajaron en busca de algún pasadizo secreto o cualquier rendija para escapar de este sitio de ensueño, espectacular pero algo opresivo, semejante a un teatro abandonado lleno de secretos...      continuará...

**************
Pompita de    "¡¡¡¡Por fin ha llovido!!!!"...
          Poco...pero las hadas trotamundos pueden seguir con su viaje. :)

**************
Ps. Para no perderos en el subsuelo y saber algo más sobre la azarosa vida de las hadas trotamundos, consultad en la guía los capítulos 1 y 2 , pinchando en las primeras palabras de este divagar. ;)
.

viernes, 20 de octubre de 2017

Desayunos varios

A veces me repito más que el ajo, lo sé... ¿qué se le va a hacer?...
Cosas de la edad.
Y hay una frase que repito y repito más que otras:

       " El desayuno es la comida más importante del día."

Y me gusta desayunar. Por un montón de motivos. Dietéticos y anímicos.
No sólo desayuno con croissants y café con leche como algunos podrían pensar... En realidad, casi nunca... Hombre, no lo voy a negar: me encantan los croissants. ¡Ojo! los auténticos, los de panadería de barrio, los de toda la vida, no las malas imitaciones de supermercado.
Y si me los como en Francia, de ésos de "pur beurre" pues mejor que mejor (para mi alma porque para mi colesterol... En fin... dejémonos de cosas tristes que con los telediarios estamos más que servidos...)
Y como se puede desayunar de forma tan variada  ¿porqué privarnos de la diversidad que tenemos a nuestro alcance?...
Y me encanta descubrir desayunos distintos, en cualquier región o de cualquier páis. Y si algún día me encuentro en marte o en la luna estoy segura de que algo nutritivo descubriría.

Recuerdo algunos desayunos sorprendentes y que han dejado huella en mi memoria y algunos en mis costumbres matutinas...
Salmón ahumado en Noruega y una nata agria sobre pan negro... una pasada de original y delicioso.
Copos de avena más té más huevos revueltos más tostadas más mermeladas varias más bacon más pastelitos caseros más... un montón de cosas que apenas cabían en la mesa de un B&B de Irlanda. ¡Agotador! pero todo tan delicioso y presentado con tanta amabilidad... Menos mal que fue corto el viaje y fuerte mi resistencia a las provocaciones.
Los churros con chocolate de Madrid... ¡Ay!... mi perdición...
Unas tostadas de mollete con zurrapa en Málaga, acompañadas de un zumo de naranja inmejorable.
Unas copiosas ensaladas con tomates, pepinos, aceitunas negras, frutos secos variados y queso fresco en  Cappadocia... desayuno de ensueño en un lugar de ensueño y con las mejores cerezas que he comido en mi vida.
Y para una amantísima del queso como yo, no podía faltar en mi lista de recuerdos "desayuniles" la maravillosa torta del Casar de Cáceres con su cuenco de fruta fresca al lado.... puffff ... otra pasada de desayuno no casero (pero que procuro obviar en casa... con pena... por el maldito colesterol)

Pero si hay un desayuno que tomo con frecuencia y mucho placer es
el pa amb tomaca que descubrí hace años en Cataluña y que adopté enseguida: un flechazo.
Una delicia que procuro preparar al modo de Manuel Vázquez Montalbán (o casi):
Receta copiada de uno de sus libros (vía Wiki ;)
" Oprimiendo con dos dedos los cantos de la rebanada para que el aceite empape bien la totalidad... (...) Es un prodigio de koiné cultural que materializa el encuentro entre la cultura del trigo europeo, la del tomate americana, el aceite de oliva mediterráneo y la sal de la tierra que consagró la cultura cristiana. Y resulta que este prodigio alimentario se les ocurrió a los catalanes hace poco más de dos siglos pero con tanta conciencia de hallazgo que lo han convertido en una seña de identidad equivalente a la lengua o a la leche materna... (...)   y adoptamos el pan con tomate como una ambrosia que nos permite la integración. "

Y yo también lo he adoptado. Como cualquier receta que me gusta, de cualquier región o de cualquier país.
Y me da igual que el pan sea de mi pueblo o del de al lado, el tomate de Murcia o de mi huerto, el aceite de Jaén o de Italia. (aunque por supuesto tengo mis preferencias gustativas como todo el mundo)
Y nadie va a poner fronteras ni banderas ni etiquetas a mis desayunos ni a mis gustos ni a mis amistades. Nadie.
Es más: ahora mismo he desayunado con pan amb tomaca, aunque sólo sea para llevar la contraria a algunos que lo piensan vetar de su mesa, al igual que otros muchos platos y productos, sin analizar que van a perjudicar a todos... empezando por ellos mismos.

La diversidad es lo más sabroso de la vida. En todas sus facetas.

Y yo no pienso perderme nada por la tozudez y la estupidez de unos pocos, del color que sean.

*******************
Pompita a la hora del desayuno... y después de leer el periódico.
 Creo que ésta es una costumbre que se me va a quitar...
Desayunar ¡Noooo! ;)... Leer el periódico.
.

martes, 10 de octubre de 2017

Niños de verano

 

Lápices de colores corretean en espacios abiertos. Quiméricos niños con hebras de seda enlazan rumorosos silencios. Refugiados en el perfume de las nubes, irizado azahar, alumbran luciérnagas con la mirada al caer la noche... Como vencejos, sus cometas, oníricos ecos, recorren anacarados cirros susurrantes en busca de estrellas. Efluvios de alhucema liban, soñadores...
Atesoran las horas y sus laderas vacilantes como mariposas efīmeras, arrancando vuelo irregular...

*******
Pompita de verano, extraviada y volando errática en un otoño caluroso...
.

martes, 5 de septiembre de 2017

Y le dijo...

¿De qué te ha servido? No entiendo por qué lo hiciste...
No. Francamente no lo entiendo...
¿No estabas a gusto con la tripa llena rozando el suelo? ¿Con la estabilidad de tus cuatro puntos de apoyo? ¿Con retozar libremente en mis laderas?...
¿Porqué lo hiciste? ¿Curiosidad?... ¿Envidia de los pájaros?...
Primero levantaste la cabeza, te vi.
Para mirar más lejos supongo; por encima de mi hombro...
Luego levantaste una mano y más tarde despegaste la otra; pensando quizás que así tocarías el cielo...
Y repetiste tanto el movimiento que, a pesar de tu torpeza inicial, conseguiste levantarte.
Ebrio por el descubrimiento, asiendo cualquier cosa con la ilusión de verte erguido. Y no satisfecho con ello, empezaste a pensar, a inventar, cada día más lleno de orgullo.
Este orgullo que te hizo querer dominar mi mundo; hasta el punto de adjudicar nombre a cada cosa que veías para hacerlas tuyas y sólo tuyas. A las montañas y los valles, a los ríos y los océanos, a las plantas y los animales; a todos nosotros...
¡Hasta bautizaste a las estrellas sin considerar que no te necesitaban para brillar!... Ni ellas ni la luna que pisoteaste en tu afán de dominarlo todo.
¿Porqué te hiciste bípedo?...
No entiendo porqué lo hiciste... Yo que tú, no me sentiría tan orgulloso del resultado...
Ya no tienes remedio...
Pero a pesar de estar erguido, sigues siendo pequeño para mí. Muy pequeño...
Escucha mis palabras. A menudo me enfado, te avisan mis volcanes, mis huracanes, mis terremotos, los glaciares o las abejas... Pero te dejo vivir.
Tú a mí me incordias, constantemente. Casi no puedo respirar... Así que intenta molestar lo menos posible porque no puedo con el humo tóxico que sale por todos los poros de tu piel,  de tus narices siempre hinchadas y también de tu boca, casi siempre sucia... y sobre todo de tu ombligo que admiras tanto...
Me cuesta respirar...
Y si un día yo dejo de respirar será tu fin, Hombre...

***************************
Pompita...
.

martes, 8 de agosto de 2017

Nadie

                                                         https://www.youtube.com/watch?v=-UPxCNnhSDU


Sin que pueda deshacerme de él
El tiempo pone pies en polvorosa.
El tiempo que se va marcha atrás
Me hace saltar en sus rodillas.
Mis padres el verano las vacaciones
Mis hermanos y hermanas haciendo los locos.
Tengo en la boca la inocencia
De las mermeladas del mes de agosto.

Nadie se cura de su infancia.

Los mantelitos y las sombrillas
Que se abrían a la hora del té
Para refrescar a las señoritas
Sonrojadas en sus vestidos veraniegos.
Y yo con la nariz en sus encajes
Respiraba a contraluz
En el perfume de las mirabel
El olor perturbador del amor.

Nadie se cura de su infancia.

El viento violento de la historia
Iba a esparcir, a diluir
Nuestra juventud irrisoria
Y a cambiar nuestras risas en sollozos.
Amor naranja amor amargo.
La imagen desvanecida de un padre
Que desapareció con la guerra
Renace con inaudita fuerza.

Nadie se cura de su infancia.

El que llega a desaparecer
¿Porqué lo hemos descuidado?
Hacemos un gesto hacia la ventana
Sin saber que no es un "hasta luego".
Cada uno tiene su historia
Y en nuestro corazón, al acecho,
El vaivén de la memoria
Abre y desgarra lo que fue.

Nadie se cura de su infancia.

Bella, cruel y tierna infancia.
Hoy es arrodillado ante ti
Donde recobro su inocencia
Al hilo del tiempo que se desanuda.
Abre tus brazos abre tu alma
Para que deguste en ti su sabor,
Mi amor fresco mi amor mujer,
La felicidad del ser y del tiempo dulce.

Para que me cure de mi infancia.

********************
Pompita pompita degustando ciruelas...
.

martes, 25 de julio de 2017

Tenia dedos verdes

                                                    Hinojo marino (Crithmum maritimum)  foto mía id. por Fernando Macé

Un niño estaba tumbado bocabajo en la hierba. Absorto. Olisqueaba. Sonreía, feliz.
Acariciaba con la mirada al infinito mundo verde que le rodeaba.

Creció; y con él, creció también el mundo que le regaló descubrimientos cada día más apasionantes. Y sonrisas, risas y carcajadas.
A menudo, sus dedos se acercaban a una planta, con respeto; y a ratos agarraban el lápiz que le acompañaba siempre y, después de meditar un momento, apuntaba en su carpetita verde un nombre vernáculo o en latín, un olor, un número, un punto interrogativo...
Y sonreía pensando en sus amigos que tanto gustaban de sus dibujos...

Un día se quedó durmiendo con la nariz entre hierbajos.
Sus dedos dejaron caer el lápiz, la carpetita verde, la lupa...
Pero las plantas, agradecidas, le arroparon para su último viaje.
Y el viento sopló suavemente y esparció las semillas de sabiduría y amistad de un amable duende verde alrededor del mundo...

¡Qué tengas un feliz sueño, amigo maestro Fernando!

************************
Pompita algo huérfana hoy...
.

martes, 18 de julio de 2017

Música y letras

Dicen que la música es un idioma universal. Y que hay músicas que quedan grabadas en nuestra alma para cada momento de nuestra vida.
Las nanas de la primera infancia... Las canciones de amor, atemporales...
Para aprender. Para reír. Para bailar. Para soñar.
Notas que no se olvidan nunca. Incluso si las letras que se apoyan en ellas se diluyen con el tiempo.
Hay también músicas que levantan el ánimo.
Que ayudan a andar. Que insuflan fuerza. Que unen en la desgracia.
Sonidos evocadores hasta para quien no los ha oído desde la infancia. 
Melodías que se tararean o se cantan a voz en grito lo mismo en fiesta nacional que en manifestaciones multitudinarias de cualquier índole...
Que se transforman, al igual que sus monumentos más emblemáticos, en símbolo de un país.
Y es el caso de la Marsellesa.
Y sí, me gusta su música. Quizás porque su melodía forma parte de mi vida desde pequeñita. Una de sus bandas sonoras.... No sé...
Pero no me gusta su letra. Nunca me ha gustado. Muy violenta a lo largo de sus quince estrofas (que casi nadie se sabe de memoria por cierto.)
Letra sangrienta escrita en su origen para animar a luchar contra los invasores y los déspotas de la época pero que, mal interpretada fuera de su contexto inicial, anima a la violencia en cualquier ámbito, por cualquier motivo.
No comparto.
Y no soy original, no soy la única en pensar así: hubo varios intentos de cambiar su letra por otra distinta, nada bélica, nada mortífera.
No cuajó la idea. Aunque periódicamente surge de nuevo la polémica.

Y quienes lo han propuesto eran o son tan franceses como el que más, de nacimiento o de corazón. 
Tan franceses como yo que lo soy por los cuatro costados, de nacimiento, de familia , de formación, de corazón  (y de sangre quizás: ¿quién puede, sin hacer el ridículo, presumir de saber a ciencia cierta de dónde o de qué color es cada gota de su sangre y vanagloriarse de ello?...)
Desde el gran Jean Jaurès que la consideraba "una letra atroz" hasta Lamartine y Victor Hugo, Charles Aznavour o Georges Brassens por citar algunos de los más conocidos. 
O el mismo abbé Pierre que se preguntaba, como lo hacemos muchos franceses, "¿Cómo unos padres  pueden enseñar a sus hijos eso de 
                " ¡Que una sangre impura riegue nuestros surcos!" ?
... Menuda barbaridad esto de ponerse a la misma altura que la barbarie de algunos.

Ya mayor pero siempre activo y con el mismo espíritu, el cantante  Graeme Allwright   , neo-zelandés de nacimiento y francés de corazón, escribió hace años y sigue cantando estas otras letras que podéis escuchar aquí si os interesa.   


                                                https://www.youtube.com/watch?v=OPMWD29OyVg
                                                https://www.youtube.com/watch?v=wzYvLRpbn-g

Misma música pero letra muy distinta.

Para todos los hijos de la Tierra
cantemos amor y libertad.
Contra todos los odios y las guerras
el estandarte de la esperanza está izado. bis
El estandarte de justicia y de paz.

Reunamos nuestras fuerzas, nuestro valor
para vencer la miseria y el miedo.
¡Que reinen en el fondo de nuestros corazones
la amistad, la alegría y el compartir.

La llama que nos alumbra
cruza las fronteras.
Vayamos, vayamos, amigos, 

solidarios andemos hacia la luz.
 
Cada vez que oigo los primeros acordes de la Marseillaise (y julio se presta a ello), pienso que mi himno, en caso de tenerlo,  sería más bien éste, el suyo: uno para todos. Una lucha sí pero sin revanchismo, sin perdedores. Sin intereses ocultos. Sin efectos colaterales desastrosos.
Sino todo lo contrario.
Una letra utópica o ingenua, lo sé...
A menudo me lo dicen. (por lo menos una vez al año...)

Pero una utopía mía (una más) de la cual no me quiero apear.

*******************
Pompita de julio.
.

martes, 4 de julio de 2017

Con esfuerzo infinito

Con esfuerzo infinito, estiró el brazo derecho hacia la mesilla de noche (o hacia donde creía recordar estaba la mesilla de noche), tanteó el aire y al no encontrar nada, levantó el párpado izquierdo (el derecho hacía días que había desistido) y, con esfuerzo infinito, mandó a su cerebro (o lo que quedaba de ello) enfocar la vista en busca de la botellita de agua que (creía recordar) había dejado allí... antes de dejarse caer en la cama. Inerme.
Con infinito esfuerzo, alcanzó la botella; comprobó que no le quedaba más que una gota. Y comprobó que esta gota le transmitía sofoco en los dedos a través del plástico medio derretido, pegajoso y deforme que se bamboleaba delante de sus ojos. Los cerró.
Con infinito esfuerzo, pensó... y descartó la idea mareante de levantarse y arrastrarse hasta la nevera.
Y con infinito esfuerzo se llevó la gota incongruente a los labios...

Notó enseguida cómo esta última gota, al llegar a su garganta cerrada, retrocedía y le subía a los ojos, escurriéndose luego lentamente por la mejilla apergaminada en busca de sus labios resecos. Que no alcanzó, cayendo al suelo donde se estrelló y dibujó, como tantas otras, una flor extraña de pétalos de cristal incoloro...
..........
Cuando, al terminar el verano, los vecinos forzaron su puerta y entraron en su casa, preocupados por su larga ausencia, no encontraron más que unos montoncitos de sal abrazando un jarrón esbelto con una única orquídea seca, deshojada en la mesilla; a su lado, la radio despertador repetía y repetía, atascada en bucle:
"¡Buenos días, excursionistas! * No salgan a la calle sin nuestro "Recorrido a la Sombra". Tenemos ahora mismo 40º en la Gran Vía con una humedad relativa del aire del... "

********************
Pompita soplada con esfuerzo infinito en una calurosa noche de verano...
* un guiño refrescante sólo para cinéfilos amantes del frío invernal :D

PS. Porfa, si alguien sabe del escritor que redactó hace tiempo un "Manual para recorrer Madrid sólo por las aceras a la sombra" (o algo parecido... no estoy nada segura del título tampoco), que me lo recuerde ahora que estamos todavía a tiempo...
... o calle para siempre, cargando en su conciencia con los cadáveres de las almas en pena y en busca de relativo frescor. :D)

PS ¡Ánimo! El verano puro y duro, son sólo dos días (o tres): ¡Disfrutadlo! Haced acopio de calorcito que luego nos quejaremos del invierno... :)

PS. Y por favor, no os olvidéis de dar de beber a los pajaritos si me ausento, presa de infinita pereza veraniega... ;)

.